Se realizó el evento Mujeres en la ciencia

Fue organizada por el INBIOTEC


El día 7 de marzo en el subsuelo del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Biotecnología (INBIOTEC-CONICET) se vivió un encuentro emotivo, de mujeres y hombres, reflexionando sobre la vida de cuatro mujeres y su trayectoria en el mundo de la ciencia.

En el marco de la Semana de la Mujer, las invitadas a contar sus historias fueron Graciela Salerno, investigadora superior de CONICET y directora de INBIOTEC; Andrea Cumino, investigadora independiente CONICET y directora del grupo «Enfermedades Transmisibles Humanas»; Claudia Casalongué, investigadora principal CPNOCET y directora del grupo «Fisiología del Estrés» del Instituto de Investigaciones Biológicas (IIB-CONICET, UNMdP) y Mirta Aranguren , investigadora superior CONICET y Jefa de la División Ecomateriales del Instituto de Investigación en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA-CONICET, UNMdP)

El espacio fue pensado para dialogar acerca de las experiencias de su vida profesional enlazada con la personal y con el tinte de pertenecer al género femenino. En una mesa redonda con la moderación de un investigador del Instituto, se sucedieron las preguntas sobre ¿a qué jugaban cuando eran niñas? y ¿en qué momento definieron la elección de su carrera?.

«De chica jugábamos en mi pueblo a juntar jabones de tocador y con eso hacíamos crema de afeitar y lo repartíamos en el barrio, de muy chica tenía la chispa de Química», relata Andrea Cumino.

Por su parte, Claudia Casalongué recuerda: «de chicos, mis padres nos regalaban una bolsita de semillas por haber aprobado el año escolar y nuestras actividades, y con mis hermanos jugábamos a ver cuál zapallito crecía más, de quién era la lechuga con hojas más verdes?y hoy me dedico a la Biología Vegeta»?.

Con respecto a los desafíos de ser mujer en el mundo laboral-científico , Graciela Salerno manifiesta: «Ser mujer tiene un poco más de exigencia. En mi vida tuve que demostrar muchas veces que tenía un cerebro diferente al de mi marido que también trabaja en ciencia. Trabajé mucho para diferenciarme. Por momentos sentía como un corset científico, eso fue duro como mujer».

Por su parte, Andrea Cumino observa que «a veces poner en el Curriculum que tenes tres hijos te puede jugar muy en contra como mujer trabajadora, y eso no sucede con el hombre».

Las anécdotas siguieron fluyendo con respecto al tiempo familiar, las elecciones importantes en sus vidas y momentos difíciles que hayan atravesado.
«Me inspira la curiosidad, ser inquieta por todos los temas, preguntarme acerca de todo, eso me moviliza», afirma Mirta Aranguren.

Para finalizar el encuentro, cada investigadora mostró y explicó una fotografía que habían seleccionado previamente que ilustra un momento importante en su vida: «hacemos ciencia en el laboratorio, en la cocina, en el auto, la ciencia va con nosotras a todos lados», concluye Clauda Casalongué.